10.24.2007


Hay veces que me olvido del mundo

en irrigaciones de segundos todo se derrite

hipnotice la luna, la comí, la sangre

y aun hay veces que me siento ajena, oscura

me arranco la sombra, y le pido, que se siente

que se calme, que me mire.

Invado la muerte y la descubro

frente al ruido del mundo

llegando tarde a mi muerte

También a veces me siento a mirarte

tranquila, un segundo antes, de enloquecer-te

invito a mis ganas, y le pido que esperen

las tuyas

Nuevamente el abismo del conformismo

el delito de tu pretexto exigido

Lo lamento, mis ojos no son políticos

no mienten.

Y estas vos, y estoy yo

y, allá arriba también esta él.

Bendito cielo, respondiste

quebraste el suelo, pero respondiste

Te subís a mis hojas

y me lastimas la piel

te tragas mi orgullo

lo escupís, lo dejas bien lejos

soy un alma, desnuda, flagelada

soy un alma, dividida, reencarnada

sos mi parte,

sos mi alma.

3 comentarios:

juan borges dijo...

excelente poema yan, de los mejores y es verdad tus ojos no mienten,tu pureza salvaje es pura poesia...

Gustavo Tisocco dijo...

Dejarse guiar por nuestros sueños es la consigna.
Un abrazo Gus.

ECADEQUEIROZ dijo...

"el delito de tu pretexto exigido"