10.10.2007

Y

Y no es mentira,
la sangre derramada
de tu espalda/de mi magia
de la comunion del estigma
el karma que domina
mis pestañas sacudidas
aspera brisa
suave corniza
y me caigo al abismo de tus alas
al descanso de tu rabia
te sacudo tu sordido delirio
y te invito, inocente
a estallar en gemidos.
Es mi alma la que clama tus latidos
mi imagen desvestida de decencia
mis venas vestidas de tu tibia blancura
tus lacteos aullidos
me envenenan mi vientre desierto
Y me caigo al placer de tu nido
desciendo clamando que sigas
que no pares
de romper mis entrañas.

4 comentarios:

juan borges dijo...

tus palabras siguen punzando,buscando lastimar,desparramadas y batalladoras.
espero sigamos creando juntos...
segui adelante,nunca dejes de crear

Gustavo Tisocco dijo...

Bello y sutil poema.
Un abrazo Gus.

Yan Duimich. dijo...

Gracias Juan espero alguna vez volver a crear para "callate Dalí"
Gracias Gustavo por pasar, invitados ambos a visitarme.

juan borges dijo...

nosotros somos callate dali,siempre estara..