1.16.2008

Sentada frente a la ventana
pactando citas con aquellas conocidos
que no reconozco---imagino
pero los ojos están ciegos
en esta sala de estar donde todo
el verde es el escritorio
el sol es el sitio donde nace mi decencia
esa ética amoral que me signa
de libre
soy libre
Nada de condicionamientos
de cadenas sucias
solo mis alas suplican
nena, necesito el intento
nena, promove mis lamentos
Quién es el cielo para juzgar?
quién es tu miedo para aceptar?
Nadie mintió decencias,
nadie amo tus piernas
y, en el rincón de tu reflejo
la nada habla toda ilusión.

1 comentario:

juan borges dijo...

quien es el cielo para juzgar!!!
muy bueno yan, un gran poema,
siempre debe haber ese fuego y esa energia en tus palabras"