2.19.2008


Carrusel de miel
gira tu sal en mi vientre
acaricia la risa de este día de sol
Hipocampo de hiel
Deja de doler mis pies
No lastimes los vestigios del ayer
Qué te olvides obnubilar mi risa,
es menester.
Campo de rocío,
deja al jardín avanzando su rito sobre el río.
Y has de este alma tu insólito color
Los cristales son estrellas
estrellas de tu ser
vibra cada átomo de tu tierno aura,
pletorita de jazmín.
Titubeas como un niño
envuelto en capullos de paz
ilumino tu oscuridad
despacito, llegando tardea tu ansiado temor.
Nadie te obliga a tus hados
Quiebra el designio y vuelve a ser...
Sólo las estrellas son cristales
y es amor...La misma galaxia
guía la misma energía
vibrando en tu interior.
Oh, hipocampo de nubes color piel
desnuda tu magia sin prisa
purifica la magna madre naturaleza.
Olvidate de tus idólos de barro
y deja caer la periferia circular
que blinda tu ser del cosmo dorado.

4 comentarios:

juan borges dijo...

es verdad yan debes escribir como sentis,pero yo no uso disfraces para impactar, en eso te equivocas..

juan borges dijo...

bellas imagenes, repletas de colores, sonidos y secuencias...
un poema con mucha vida, dulce!!

Gabriela Bruch dijo...

hermoso, tierno, dulce,un poema lleno de yan ?
y sí, hay que escribir desde lo que uno es, la carnadura del poema se pierde en poses infructuosas y a veces volamos tan alto, como otras el vuelo es rasante (si está) y en todas esas instancias está el poema.
bienvenidas toda las instancias que encuentro aquí
otra escorpiana

Dioniso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.