8.30.2009


Me desplazo en una nube cristalizada
de tormentas,
colosal sospecha de despedida antecede
mi voz.
Alma sideral corriendo el mar de lugar,
donde caigo infinitamente,
inevitablemente como la ilusión de tu aura
divinizada en mi luz.
Imágenes mentales de tus dioses,
olvida tus ídolos
de barro
hipnotiza tu cabeza /
despertaras transcendencia
ilumina la violencia del sin sentido reprimido…
tu cruento corazón desparramado
en la sal.
Derretiste la piel buscando divisar
un grandioso
resplandor de niño jugando a ser
Dios.
Desnudaste el mundo avidamente
deseabas
ver
caer
la decencia del templo
entregada resplandeció el alma a la danza,
y el aire silbo un canto.
Renació la fe exacta eclipsando tus flores,
mis aves y,
los peces en tu boca de cristal.

6 comentarios:

nahuel dijo...

muy bueno yan, una cascada de palabras e imagenes....
te envie un mail hace unos dias..

juan

Raul Garza dijo...

Metafisico

Javiera Mayo dijo...

...mas alla de todo...paz

Máximo Ballester dijo...

Cuánto de cósmico y cuánto de celestial hay en este buen poema tuyo. Muy bueno!
Un abrazo.

Máximo Ballester dijo...

Hola Yan!
Paso a saludarte esperando de que estés bien y a invitarte a la presentación de En la orilla.
Si podés y querés, te espero.
Te paso los datos:


Presentación de En la orilla de Máximo Ballester
Ediciones El Mono Armado
el sábado 24 de octubre a las 18
En el SadeM
Av. Belgrano 3655
Charla y lectura con Sebastián Barrasa de Cruzagramas y también Sebastián con Emilse Mancebo en show musical.

Te dejo un abrazo.

Pablo Terrible dijo...

A leer se ha dicho.


Saludos ...